Parque Lezama

Después de 4 años representándose en Buenos Aires, llega a Madrid Parque Lezama. Se trata de una adaptación de la obra de Herb Gardner I’m Not Rappaport (que igual te suena porque fue llevada al cine en 1996), en la que el director Juan José Campanella consigue convertir el Central Park donde se desarrolla la obra original en el porteño Parque Lezama, dándole un toque tan argentino que pareciera que la obra fuera de allí. Aunque tampoco es tan extraño, porque la obra y los valores que trata son tan universales que cambiando el escenario y el acento de los actores perfectamente nos la podrían haber vendido como Parque del Retiro.

El nombre del director también es posible que te suene. Campanella ganó un Oscar por El secreto de sus ojos (aunque yo le conocía más por Luna de Avellaneda) y ha digido otras películas como El hijo de la novia y Futbolín. Parece ser que fue esta última película, que le llevó cuatro años de producción con ordenador, la que le llevó a querer implicarse en el mundo del teatro y el trabajo más directo con actores. Y aunque en la obra tenemos cinco actores y dos actrices, quienes se comen todo el protagonismo en las casi dos horas que dura la obra (hay un descanso, por cierto) son Luis Brandoni y Eduardo Blanco.

Estos dos actores argentinos, de extensa trayectoria en la interpretación (ambos ya cosechaban éxitos antes de que yo naciera, y ya les digo que no soy un muchacho), bordan la interpretación de una pareja de ancianos que acaban cosechando una amistad a fuerza de coincidir en el Parque Lezama y las experiencias que allí viven. Interpretan personalidades muy discordantes: uno es de aquellos que toda su vida han abogado por llevar un perfil bajo, intentar pasar desapercibido para evitar tener que «mojarse»; el otro, en cambio, es un militante del partido Comunista desde niño que siempre se ha comprometido en todas las causas y que además tiene un exquisito punto de locura que trae loco a todo el mundo. A pesar de sus diferencias e identidades antagónicas, y ayudados por la evidente complicidad entre los actores, encontrarán un equilibrio y un punto de encuentro entre ellos, aprendiendo de sus experiencias compartidas, y poniendo en valor una bonita historia en la que se enfrentan el conformismo y el compromiso.

El resto del elenco lo forman Ana Belén Beas, José Emilio Vera, Martín Gevasoni, Luz Cipriota y Santiago Linari. Sería injusto no mencionarles, si bien sus papeles, limitados tanto por el poco tiempo que les queda en la obra para su interpretación como por la energía del dueto protagonista, no permiten a ojos de este humilde servidor hacer una reseña de sus interpretaciones particulares, si bien es cierto que todo en esta obra funciona a la perfección, y para ello es imprescindible un buen trabajo por parte de todo el elenco al completo.

He dicho que todo funciona en esta obra, y por ello no puedo evitar hacer una mención especial a la escenografía. Cuando se desplegó el telón quedé (gratamente) impresionado por un escenario totalmente elaborado en el que se reproducía una pequeña parte del Parque Lezama que incluía todos los elementos necesarios para poder realizar la obra sin mayor cambio de escenario, salvo los cambios de luz, muy efectivos y bien realizados, para representar el paso de la tarde a la noche. Mi franca enhorabuena a la persona o personas responsables de tan bello decorado y de la iluminación.

En resumen, Parque Lezama es una obra en la que todo funciona y funciona bien, que va a gustar a todo el mundo, provocando la risa pero también la emoción a varios niveles distintos, sobre la amistad y la dicotomía entre conformismo y compromiso.

Parque Lezama tuvo 3 nominaciones a los Premios ACE: Mejor Comedia Dramática y/o Comedia, Mejor Actor Protagónico en Comedia Dramática y/o Comedia (Luis Brandoni) y Mejor Director de Comedia Dramática y/o Comedia (Juan José Campanella). Durante la temporada de verano en Mar del plata, PARQUE LEZAMA fue galardonada con 5 Premios Estrella de Mar. También fue seleccionada por el jurado de la Secretaría de Cultura de Mar del Plata para el Premio José María Vilches por su aporte a difundir los valores sociales. Este premio se otorga anualmente a la obra de teatro que durante la temporada se destaque por «rescatar la dignidad humana y los valores sociales, por contribuir a la prédica de la libertad y de la paz».

Puedes ver Parque Lezama de martes a domingo en Teatro Fígaro (c/ Doctor Cortezo, 5 — Madrid) hasta el 12 de enero de 2020.

Reservar entrada