Horteralia, el festival que parte la pana

Hortera, en su significado inicial, venía a denominar algo así como mozo o dependiente de comercio de los tiempos burgueses madrileños del siglo XIX y comienzos del XX. Más tarde, el concepto derivó en un adjetivo peyorativo que, incluso a día de hoy, se conserva como primera acepción del Diccionario de la Real Academia Española, en la que se lee: “vulgar y de mal gusto”. Pero a la contra de todo esto, no podíamos imaginar que el festival que visitamos pudiese tener mejor gusto, más sentido del humor y más diversión.

También te recomendamos...

Horteralia, el festival que parte la pana, como así se llama esta fascinante locura que celebra su segunda edición, es un universo paralelo al mundo real donde la música pasada, presente y, quién sabe si la futura, se fusiona con la más entretenida comedia, rodeada de abrumadores colores, lentejuelas, plumas, estampados animal print y todo lo que esté al alcance de la imaginación humana. Todo ello aderezado, por supuesto, con las mejores actuaciones posibles. Una interminable lista de artistas inundaba un cartel que prometía un encuentro para la historia y el recuerdo, por ello, han sido necesarias varias ofertas de lanzamiento ya que las entradas corrían como la pólvora. 

Poniendo el broche de oro y la guinda al pastel como se suele decir, Ojete Calor extasió, literalmente, a un público que esperaba el encuentro con máxima expectación. Carlos Areces y Aníbal Gómez llenaron de humor, colorido y musicalidad un pabellón de Ifema  que lo dio todo con cada tema del grupo. Pero, pese a ser el plato fuerte, no fueron los únicos a los que se aguardaba, ya que compartían cartel con las geniales Nancys Rubias, con un Mario Vaquerizo a la cabeza, que arrasó con su puesta en escena.

Desde las 16 horas del 18 de marzo, se daba el pistoletazo de salida a un show sin igual. Leonardo Dantés era el encargado de inaugurar la tarde. Seguido de estrellas como Karina, Verónica de OT, Rosa López, Raúl, Supremme de Luxe, Mikan, Ku Minerva y Sonia Madoc cerrando el evento. Sin embargo, no fueron los únicos participantes, ya que se contó con el Dj Cherry Coke y Privan de Camp. Y, por si todo esto no fuese más que suficiente para una noche redonda, pudimos deleitarnos con las intervenciones de la incombustible Marlène Morreau. Un cóctel más que sustancioso para acudir a la cita.

Stands con comida y bebida, puestos de merchandising del festival, puntos de venta de moda de lo más variopinta, chapas, bisutería, parches… nada podía faltar en una ocasión como ésta. Incluso, pudimos comprobar la amabilidad de los cantantes en sus meet and greet, en los que, con paciencia infinita, atendían a todos sus fans que tenían acceso a la cotizada zona vip de Horteralia.

También te recomendamos...

Libertad de expresión y de diversión para un acontecimiento que estamos deseando que se repita en ocasiones venideras porque, por mucho que yo os cuente, lo mejor es ir y volar con sus colores, su ambiente y maravillosa sintonía entre los asistentes. Sin duda, una cita para no perderse.