Última planta en el Teatro Lara

En ocasiones, es muy probable que muchos, todos o casi todos, nos hayamos preguntado qué es la muerte y qué sucede al otro lado, tras la visita de la parca. Realmente, si nos basamos en la explicación científica del asunto, la muerte es el fin de la vida, un suceso irreversible que resulta del cese de la homeostasis en un ser vivo, es decir, de su incapacidad de utilizar energía para mantener al organismo vivo, con lo cual las funciones vitales llegan a su término, pudiendo ser por causa natural o inducida. Aunque si nos ubicamos en el plano espiritual, independientemente de la religión a la que encomendemos nuestra fe, o no, la respuesta tornará una dirección distinta. Sobre las incontables opciones que averiguaremos una vez en el más allá, es de lo que nos habla el montaje del que hoy vengo a hablaros.

También te recomendamos...

Última planta es un divertidísimo espectáculo con el que las carcajadas son imposibles de acallar. Un ambiente desenfadado y una forma desternillante de abordar un tema tan solemne y peliagudo como la muerte, no podía pasar desapercibido a nuestra sed de teatro. Y… ¿Qué tiene este show que lo hace tan gracioso cuando el argumento central son los difuntos? Que estos últimos son los protagonistas.

Foto: Mikel MASA

Nos encontramos en la última planta, la antesala del cielo. Varias son las personas que este día, cruzarán esas puertas de no retorno para vérselas, cara a cara, con ese Dios que se encargará de su juicio final. En primer lugar, Herminia encarnada por una sorprendente y brillante Eva Rodríguez, una cristiana devota que ha entregado su vida a su fe y los demás. La mujer arde en deseos de ver al altísimo, convencida de su puesto privilegiado allí dada su sacrificada existencia… Sin embargo, en breves recibe una compañía de lo más peculiar: Margot, una travesti descarada que trabaja en la prostitución, a quien da vida el actor Fernando Bodega, con una entrañable y chispeante puesta en escena. Por si el cóctel no fuera lo suficientemente explosivo con los dos ingredientes anteriormente mencionados, añadiremos a Carmen, interpretada exquisitamente por la actriz Dolores Cardona, una flamenca perdida donde las haya; y a Paquito, un fiestero que aún continúa colocado tras su muerte, llevado a la escena por Joseba Priego, que hace gala de su dominio sobre las tablas y su valor escénico. Todo muy ligerito…

Estos cuatro personajes esperarán la venida del más importante para resolver sus asuntos pendientes y ejecutar esa valoración final… Claro que, en lo que llega, será Gabriel el encargado de ir cerrando las gestiones pertinentes, un ángel un poquito irritable y maniático que, en teoría, está muy satisfecho del puesto de importancia que ocupa. Miguel de Miguel, que es el artista que nos regala este torpe ser celestial, será el maestro de ceremonias y el causante de las deliciosas carcajadas del público dado su fantástico trabajo.

Deseos ocultos, cuestiones no finalizadas, cabos sueltos, anhelos y miedos… Gran cantidad de sentimientos se ponen sobre la mesa en esta entretenidísima Última planta, que riega de risas y aplausos las paredes del Teatro Lara de Madrid. Con dirección, idea original y texto de José Warletta, este montaje arrasa cada función llenando sus butacas y dejando innumerables espectadores satisfechos ante el show con el que estos artistas nos deleitan.

Aún queda mucho tiempo para que no os perdáis una obra de teatro que recomiendo al 100%, ya que estará en la cartelera madrileña hasta finales de junio del próximo año 2024, pero cuidado… Ya tienen localidades vendidas hasta marzo… Yo de vosotros, no lo desaprovecharía.


Plan relacionado

Ver más planes en Madrid