Tío Vania de Guindalera

Antón Pávlovich Chéjov fue un médico ruso y, posteriormente a ello, un asombroso dramaturgo. Maestro de los relatos cortos, es considerado uno de los autores teatrales más importantes de la historia de la literatura. Cuatro son sus escritos más populares: La gaviota, de 1896; Las tres hermanas, de 1901; El jardín de los cerezos, de 1904 y el texto que hoy nos reúne. Tío Vania fue plasmado en 1897 y dirigido, nada más y nada menos, que por el abrumador Konstantín Stanislavski. Este, consideró necesario exprimir los textos de Chéjov, dado el valor que poseían y crear un nuevo método interpretativo que pasaría a la historia, estableciendo nuevos principios de subtexto y cuarta pared y obteniendo así unos mejores efectos en las interpretaciones dramáticas de los personajes del autor.

También te recomendamos...

La consagrada compañía Guindalera Teatro nos regala este delicioso montaje, cargado de intensidad, de drama y sobrecogimiento con una calidad actoral apoteósica, envidia de todo profesional de este arte. Juan Pastor es el director y responsable del brillante resultado que pudimos paladear al contemplar este Tío Vania de Chéjov.

Los hechos suceden en una hacienda en la que viven y trabajan arduamente el tío Vania, interpretado magistralmente por el actor Luis Flor, y su entrañable sobrina Sonia, a quien da vida la jovencísima y talentosa Gemma Pina;junto a la madre de Vania, la señora María, llevada a las tablas por la extraordinaria actriz Aurora Herrero. Allí los días se suceden con una agradable rutina que les mantiene ocupados, además de las visitas ocasionales de Astrov, el médico, encarnado por Alejandro Tous que hace gala de su dominio sobre las tablas. Sonia vive enamorada en secreto del doctor y como heredera de la finca tras fallecer su madre, pese a que la propiedad es gestionada por el señor Serebriakov, su padre. Entre tanta calma y sosiego acuden los inesperados visitantes: el nombrado Serebriakov, por José Maya con inmejorable acierto; y su segunda esposa, la bella y ociosa Elena, interpretada por una desgarradora y soberbia María Pastor, digna hija del director del espectáculo. El problema es que, desde la llegada de estos últimos, todo se vuelve chirriante y desestabilizador y más teniendo en cuenta que tanto Vania como Astrov se deshacen de amor por la hermosa Elena.

Foto: Mikel MASA

Muchos serán los sentimientos acontecidos en el mencionado hogar. Gran cantidad de emociones a flor de piel que no dejarán indiferente a ninguno de los personajes. El Teatro Fernán Gómez Centro Cultural de la Villa acoge este intenso montaje, regado del mejor de los talentos y con toques de humor refrescante. Y apenas unas funciones son las que restan para degustarlo, lo cual no aconsejo… Tanto Tío Vania como la compañía de teatro Guindalera tienen una gratificante recompensa para los asistentes.


Plan relacionado

Ver más planes en Madrid