Colectivo Desmusea: «El arte y la tecnología nos estimulan especialmente»

Clara y Daniel. Daniel y Clara. Ambos se presentan como madres de Desmusea, un colectivo de mediación cultural cyborg que ha realizado un montón de proyectos y propuestas originales que invitan a la reflexión. Y es de Desmusea, y de su manera de interpretar el arte, la cultura y la sociedad, de lo que hemos hablado con ellos y ahora os transmitimos en esta entrevista.

También te recomendamos...

¿Quién es Clara Harguindey?

Clara Harguindey es una persona a la que le cuesta describirse en tercera persona. El otro día en casa hicimos un test de eneatipos y me salió el perfil 7 “la entusiasta”. Me paso la vida proyectándome hacia el futuro. He intentado regular esto, pero definitivamente siempre ando pensando en todo como un medio, nunca como un fin. Eso me ha llevado a lugares bonitos pero casi nunca inesperados (creo). Mi aspiración es ser cada vez más estoica y tener más tiempo para entregarme al disfrute, porque ese es mi objetivo vital: pasarlo bien casi todo el tiempo. 

¿Y quién es Daniel Pecharromán?

Daniel Pecharromán es libra ascendente cáncer. Según internet, esto viene a decir que su cara tiene facciones infantiles muy atractivas y que sus digestiones pueden ser trabajosas. No me siento identificado ni con lo uno ni con lo otro. Cuando era pequeño, cada domingo por la mañana aprovechaba la entrada gratuita para visitar museos de Madrid. Ahora trabajo desde dentro de ellos, a veces investigando, a veces haciendo visitas o diseñando proyectos educativos. Ah, otra cosa de los libra ascendente cáncer es que tienen buenas dotes para los lugares donde se expenden alimentos, así que si algún día dejo de trabajar en museos, quizás me plantee trabajar en Mercadona.

Sois madres del colectivo Desmusea. ¿Qué es y cómo surgió?

Ambos formábamos parte de un proyecto en el Museo Thyssen que encontraba el arte y la tecnología a través del desarrollo de un videojuego, y para nosotros supuso un espacio de experimentación muy interesante. Llegado un momento, sentimos que queríamos desarrollar algo independiente donde darnos respuesta a muchas preguntas e inquietudes que compartíamos en torno a estas dimensiones. Así que construimos Desmusea como una pequeña casa con una estufa dentro, donde sentirnos muy a gusto e ir construyendo los proyectos que nos apetecían, sin presiones.

Combináis arte y tecnología. Os denomináis colectivo cyborg…

Ya solo como experiencia estética, el arte y la tecnología nos estimulan especialmente. Como ejercicio práctico o reflexivo, son esos territorios los que más nos mueven. Cuando nos conocimos y quisimos trabajar juntos no fue una decisión consciente que nuestros proyectos tuvieran como punto de partida la historia del arte y los museos (que es donde trabajamos) y como marco formal las pantallas. Tampoco fue consciente el acto de poner en el centro nuestras emociones, los discursos menos elevados y más aterrizados en nuestra cotidianidad, pero sabíamos que desde ahí íbamos a tener mucha fuerza para lanzar proyectos que individualmente nos era más difícil poner en marcha.

Clara, ¿qué es para ti el arte?

Para mí el arte es un acto consciente y estético de comunicación. Me gusta pensar que es un ejercicio de búsqueda de algunas verdades.

¿Y para ti, Dani?

Diría que lo entiendo como un ejercicio reflexivo y estético de interpretación. Algo que pincha y afecta, que te invita a cuestionar.

Hay varios proyectos que me han llamado mucho la atención, como la cápsula del tiempo en el Reina Sofía.

Fue un proyecto que cerró nuestro programa para adolescentes Vértice de Experimentación Rara, en el que durante un curso estuvimos acompañado a un grupo de chavales para que conocieran el Reina Sofía y lo interpretaran bajo sus propios intereses y lenguajes. No sólo conocer la colección y sus artistas, sino también conocer lo que hace que ese espacio sea un museo y no otra cosa: conocer funciones como la conservación, la restauración, la adquisición de obras, y qué paralelismos encuentran con nuestra propia cotidianeidad. La idea de la cápsula del tiempo salió de uno de nuestros encuentros, a partir de una pintura de la colección, y encontró una nueva dimensión en el contexto de la pandemia, pues se plantearon enormes incertidumbres de futuro.

Y también recientemente habéis estado en la Biennal de Barcelona. Clara, ¿cómo ha sido esa experiencia?

A la Bienal de Pensamiento de Barcelona me invitó el colectivo Ontologías Feministas para desarrollar un taller que ya habíamos desarrollado con anterioridad en el festival Me gustas pixelad_ de La Casa Encendida. En el taller tratamos de reflexionar sobre la violencia y los videojuegos. La violencia, no como narrativa, sino aquella violencia que se genera dentro de la partida entre las jugadoras y jugadores. Para ello elegimos un juego online y masivo muy especial que se llama Meadow e hicimos una especie de conferencia jugada, en la que exploramos el territorio jugando con unas reglas que no eran exactamente las propuestas por el juego. Las dos sesiones fueron bellísimas, aunque es un formato que tiene sentido 100% online y en la Bienal jugamos con público delante, lo cual fue un poco raro, pero enriquecedor también. 

Desmusea está que no para. Actualmente tenéis varios proyectos en marcha, ¿no?

En noviembre se clausuró la primera exposición en la que participamos como artistas, Del Todo Imposible, que tuvo lugar en la Sala de Arte Joven de la Comunidad de Madrid. Después de eso, estamos centrados en rendija, un grupo de creación adolescente que reside en Conde Duque, y con los que desarrollaremos proyectos de mediación en torno al programa de arte de la institución. Y en diciembre estaremos en puwerty, festival de La Casa Encendida, con un taller de experimentación sonora.

Respecto al futuro, estas navidades, que la gente está en un sinvivir porque no sabe qué va a hacer…

Estas navidades, nosotros estaremos construyendo un proyecto muy ilusionante y guay que llevamos tiempo queriendo materializar. Será un proyecto que podrá en relación la producción de arte digital con museos periféricos, y que supone un cierre a nuestra experiencia como artistas residentes en Matadero Madrid.

Para terminar, recordando vuestra experiencia con la cápsula del tiempo, ¿qué quieres dejar escrito en este blog para que lo desenterremos dentro de 30 años?

También te recomendamos...

(⊃。•́‿•̀。)⊃━✿✿✿clara y dani pa siempre✿✿✿