Gutenberg, el musical

Como se menciona en diferentes espacios, «Johannes Gensfleisch zur Laden zum Gutenberg, más popularmente conocido como Johannes Gutenberg fue un orfebre alemán, inventor de la prensa de imprenta moderna, hacia 1450. Su trabajo más reconocido es la Biblia de 42 líneas (se refiere al número de líneas impresas en cada página) y, su invento, es considerado como uno de los principales motores de la modernidad, aunque pese a su importancia, ​ su vida es relativamente desconocida». 

También te recomendamos...
Gutenbert, el musical. Foto: Mikel Masa

Sabiendo esto, podríamos decir que es una historia más que interesante a los ojos de cualquiera. Eso precisamente es lo que quieren conseguir los protagonistas del espectáculo del que vengo a hablaros: Gutenberg, el musical es una propuesta teatral con la que labrar un futuro, con la que conseguir la fama, el éxito y coronar la Gran Vía de Madrid. Cada uno de los asistentes, podrá ser productor teatral participando en la audición del show, a una escala menor, deseosos de encontrar el proyecto estrella. Dos hombres llenos de sueños, intentarán convencer al público de su fascinante trabajo y de la pequeña inversión de millones de euros que habrán de hacer para relanzar el mismo. Risas, drama, efectos disparatados y muchas, muchísimas ganas, hacen de la visita de Gutenberg una auténtica maravilla.

Tan sólo cruzando las puertas de la versátil Sala AZarte, en pleno centro de Madrid, nos deleitamos con la genialidad del montaje: un surtido merchandising, envidia de las mejores producciones, abre boca para los visitantes. Programas de mano de lo más vintage y nuestra propia acreditación de productor teatral nos acompañan a la butaca. Ya de primeras, ir a ver un espectáculo y, como digo yo, salir con un souvenir… Gusta… Mucho. Pero las sorpresas no acabarán ahí ni por asomo: un sorteo con una participación muy dulce y un recuerdo coleccionable si eres un fanático del mundo musical

Resumiendo hasta ahora… Sólo por la sensación que teníamos de ser cuidados, del mimo por el público, mereciera la pena la visita. Una sala alternativa como puede ser esta, de un espacio mucho más reducido que un gran teatro comercial, hace que todo sea más cercano, que quede más en familia y con Gutenberg sentimos eso, un cariño por los visitantes que rara vez encontramos. Por tanto, con todo esto ya estábamos más que satisfechos. Ahora bien, si añadimos un montaje de calidad y una puesta en escena brillante, los resultados hablarán por sí solos. Borja del Real y Champi Guzmán fueron los encargados de hacernos vibrar durante más de hora y media. La interpretación de incontables personajes por parte de los dos artistas fue, sin duda, una delicia. Gran trabajo actoral y puesta en escena en un espacio tan cercano e íntimo, que hasta el más mínimo error es palpable. Su forma de contar, su narración y su genialidad era un ingrediente más que añadir a este cóctel perfecto. No perdemos de vista a Gabriel de San Juan e Íñigo Montero, intérpretes también de este fabuloso elenco de Gutenberg que, pese a que no lucieron en sus papeles protagonistas el día de nuestra visita, se encontraban por allí en la sala amenizando y participando en el espectáculo.

Gutenbert, el musical. Foto: Mikel Masa

Cuánto que mostrar con tan pocas cosas, es la enseñanza con la que me despedía de los directores, y quizá no tan pocas… Puede que el que nunca se ha subido a trabajar sobre un escenario no lo sepa, pero creo que no hay peor enemigo para un actor que el decorado de mano, el atrezo, dicho en el argot específico. Tantos y tantos elementos que pueden escaparse y provocar cualquier desastre. En Gutenberg conocimos muchísimos personajes a través de gorras y elementos tan comunes como una simple caja de cartón. 

Guillermo Sabariegos y Javier Chicharro, con una labor soberbia, son los encargados de la adaptación y la dirección artística y musical de esta aventura que nos tiene tan fascinados. Cómo conseguir tanto de una forma tan aparentemente sencilla, que deja entrever horas de incesante trabajo, lucha, ganas e ilusión. Un proyecto de Artesano Produce que está arrasando en ventas. Por lo que tenemos entendido, han prorrogado durante todo el mes de Marzo y, con todo y con eso, sólo disponen de entradas para su última función. Desde aquí, desearles muchísimas prórrogas más puesto que consideramos que Gutenberg es una historia que aún debe ser contada muchas veces más.

Gutenbert, el musical. Foto: Mikel Masa

Locura, drama, comedia, intensidad, canciones, un sorteo, regalos… Todo un acierto pasar por la sala AZarte. ¡Infinitamente recomendable!


Plan relacionado

Ver más planes en Madrid