Carmina Burana

Muchos son los espectáculos que han removido los sentimientos más internos de mi ser, muchos los que me han hecho vibrar desde mi asiento en el patio de butacas de los teatros de Madrid, muchos lo que incluso me han arrancado lágrimas o carcajadas… Pero puede que ninguno con tantísima intensidad como lo ha hecho este del que vengo a hablaros.

También te recomendamos...

Carmina Burana ha vuelto a la cartelera madrileña con una fuerza sobrecogedora y más vibrante que nunca. El Teatro Calderón de Madrid tiene el placer de deleitar a sus asistentes con el arte de esta interpretación a todos sus asistentes. Aunque, para el que no conozca de qué tipo de show estoy hablando, daré algunos datos: Carmina Burana es una cantata escénica del siglo XX compuesta por el alemán Carl Orff entre 1935 y 1936 y cuyo fragmento más conocido es O Fortuna. Carmina burana es el título en latín de una colección de cantos de los siglos XII y XIII, que se han conservado en un único códice, encontrado en 1803 por Johann Christoph von Aretin, publicista, historiador, bibliotecario y abogado alemán, en la abadía de Bura Sancti Benedicti (Abadía de Benediktbeuern), en Baviera, Alemania. Johann Andreas Schmeller, lingüista y germanista, fue quien dio el título Carmina Burana al conjunto de manuscritos y el jurista alemán Michel Hofmann, director de los Archivos Estatales de Würzburgo, ayudó a Carl Orff a elegir veinticuatro canciones. Sinónimo de placer terrenal, de vino, de amor carnal y de goce por la naturaleza, conforma todo lo opuesto a lo que estaban acostumbrados los monjes que conservaban el códice donde se guardaban las composiciones en las que se basa la obra. Este montaje habla sobre cómo el destino de las personas está regido por los caprichos de la fortuna, por tanto, ante un futuro tan impredecible, lo más inteligente es disfrutar mientras se pueda. Un espectáculo donde se satirizan y critican todas las clases sociales en general, especialmente a las personas que ostentaban el poder en la corona y sobre todo en el clero. 

Con una obra de tal envergadura, el resultado solo podía ser favorable. Ahora bien, si a este conjunto tan cuidado le añadimos una compañía teatral como La Fura dels Baus, el final es un éxito rotundo. La Fura fue creada en 1979 por Marcel·lí Antúnez Roca, Carlus Padrissa, Pere Tantinyà, Quico Palomar y Teresa Puig.​ Rompedores, transgresores, sus montajes y productos diversos han evolucionado mezclando imaginación, morbosidad, performance, mecatrónica e instalaciones de gran espectacularidad, en un contexto dramático de creación colectiva. La agrupación integra diversos registros del teatro, resaltando ámbitos digitales, ópera o incluso género cinematográfico. Integrados por cientos de personas, entre los cuales nos deleitaremos con actores, atletas, funambulistas, técnicos, etc. 

Son muchos los datos a dar y a cuál de ellos más interesante y, pese a todo, es una opinión lo que vengo a mostrar. Un escenario con más de 50 artistas coronándolo hacen que visitar el Teatro Calderón estos días sea un completo placer: sentir como el propio cuerpo vibra al son de la música en directo que eriza la piel; aromas que embriagan al público envolviéndolos en un trance sobrecogedor, en el que el tiempo se detiene, teniendo que mirar a cualquier rincón para no perder ni un ápice de todo lo que allí sucede; expectación y sobrecogimiento; placer visual, auditivo, olfativo… Tanto que decir y únicamente 120 minutos para exprimirlo.

Auténtica maravilla, obra de arte en sí misma, este Carmina Burana plagado de proyecciones, música en directo, interpretación y espectáculo, por desgracia, solo permanecerá en la capital hasta el 2 de julio. 

Vé, disfrútalo y cuéntalo.


Plan relacionado

Ver más planes en Madrid