Santas y perversas

¡Qué malo es perder el tiempo! Sentir que apenas transcurre y que en su caminar nos decrepitamos lentamente por el aburrimiento y la monotonía si no hay nada que hacer. Cuando eso sucede, hay que tomar medidas. Ponerse manos a la obra y buscar una ocupación, ya sea leer, escuchar música, salir por algún motivo interesante, cocinar, ver la televisión… La oferta es tan amplia como imaginación se tenga. Eso, es lo que precisamente tenían, más que de sobra, unas entrañables monjitas de clausura de las que hoy vengo a hablaros: tiempo y mucho para cavilar. ¿Que qué es una monja de clausura? Una religiosa que vive enclaustrada, como el propio término indica, allí donde la orden a la que pertenezca esté ubicada y que no pueden salir del convento ni permitir que personas ajenas al mismo entren en dicho espacio. Por tanto, carecen de contacto o relación con el exterior y viven una vida austera basada en el silencio, el recogimiento y la oración. Y debe ser que, al final, hacer cada día lo mismo llega a abrumar de una manera tan atroz que es necesario edulcorar un poco los momentos con alguna que otra emoción fuerte.

También te recomendamos...
Foto: Mikel MASA

Santas y Perversas es una desternillante historia sobre un brutal asesinato. La hermana Catherine Wellstone ha sido encontrada muerta en el interior de la abadía de las Hermanas Descalzas del Pie Diestro… En el salón de… En uno. El convento, regido por su patrona, Santa Bruta de Palermo de las Sangrantes Llagas, está habitado exclusivamente por cuatro monjas de clausura un tanto excéntricas pero adorables. Lo que quiere decir que son las únicas sospechosas del acto que allí se ha cometido. El encargado de esclarecer los hechos, no es otro que el perspicaz inspector Jefferson, astuto y con una memoria para los nombres… Interesante. Encarnado por un brillante Joseba Priego que, con absoluto control escénico y actoral, hará las delicias de todos los asistentes. Pero no estará solo, contará con la ayuda del alguacil Bob, interpretado por Miguel de Miguel, del que hablaré más adelante. Juntos deberán interrogar a las cuatro religiosas y sacar sus propias conclusiones. ¿Ellas? Un grupito muy variopinto. La Madre Abadesa Violeta Simoneti, a la cabeza del conjunto clerical, está representada por la desternillante y pícara Eva Rodríguez. Es bastante simpática, cercana y… ¡De mucho mundo! Después, la Hermana Emma Constanza, una pobre mujer ciega pero muy resuelta plagada de virtuosos dones, a quien da vida Miguel de Miguel, antes mencionado ya que también actúa en el papel de alguacil Bob. Maravilloso desarrollo artístico del actor y una gustosísima puesta en escena, deleite del espectador que hace que su participación en el montaje sea de lo más cómica e imprescindible. Continuando con la Hermana Soledad Cawell, una religiosa con serias dificultades comunicativas, sorda y muda, pero que no pierde detalle, contamos con el actor Fernando Bodega que sin guion, sin texto hablado, con la carencia de las palabras, sabe comunicarse con total claridad y provocar las carcajadas más sonoras de los asistentes. Por último, y no menos importante, como se suele decir, la Hermana Urzuri Zorione, vasca, con una feminidad muy especial y muchísimas dosis de humor. Será David Ortega el artista que regale a los asistentes este maravilloso personaje, con un saber hacer sobre las tablas demoledor y fabuloso.

Un espectáculo que cuenta con los más apetecibles ingredientes para que el resultado sean 80 minutos de éxito absoluto. ¿El culpable? José Warletta. Autor de un texto chispeante, con ritmo vertiginoso que no permite ni un segundo de descanso para los sentidos del espectador. Dinámico, hilarante, ingenioso. Contando con el propio dramaturgo a manos de la dirección del show, la consecuencia es la esperada: un jueves cualquiera de un mes de agosto casi desértico en Madrid, un teatro completo que reía hasta volúmenes desorbitados.

Foto: Mikel MASA

El Teatro Lara de Madrid, en concreto la sala Lola Membrives, es el hogar de este divertido thriller que cuenta con funciones confirmadas hasta el próximo año. Esperemos que todas las que quedan por venir sean tan maravillosas como la que nosotros pudimos degustar.

Un acierto absoluto y una cura para la desazón. Recomendable al porcentaje más alto imaginable.


Plan relacionado

Ver más planes en Madrid